miércoles, 2 de julio de 2008

baldíos

para mis amigos de diente de león

vengan al baldío vamos
al baldío

arcos marcados
con remeras
piedra de vidrios
astillados

baldío vacío
meando en los rincones
colillas en los dientes
en los yuyos sexo
de baldío

vengan al baldío vamos
al baldío

quinientos quintales de propiedad
horizontal
departamentos de soja y dedeté
baldío inmobiliario
doce por cuarenta de cielo
mío mío mío y de la soja
propiedad vertical del aire de la soja

vengan al baldío vamos
al baldío

la soja
la soja trepa la soja
en ascensores
queda la ciudad
vacía
de baldíos
y en el monte polvo
de ladrillos

en córdoba se puede
en córdoba se puede comprar
en córdoba se puede comprar el cielo

vengan al baldío vamos
al baldío

quiere ser alta
córdoba
ciudad vacía de baldíos
ciudad baldía de vacíos

también los edificios tapan yuyos
pero no se ven
hay un diente de león
perdido
un diente vagabundo sin motivo
de morder
vacío de baldíos

vengan los dioses al baldío
cojan con la luna
de vidrios astillados
estará llorando en los rincones
de la noche del vacío
lágrimas vacías
lágrimas de yuyo
lágrimas
vacías



vengan al baldío vamos
al baldío

4 comentarios:

Jolene dijo...

Muy sonoros esos valdíos. / Muy alto el culo de los que levantan la soja, allá alto. Lejos de lo idílico les apunta el culo. A mundos inmensamente más chatos que los que cínicamente persiguen. Hiperpueblan basurales y barrios con su insignificante "sueño de hoy".

El Cosmosurero dijo...

Muy bueno...el campo cambió de color dijo un agroganader con sombre de cawboy.Saludos sureros.

vientodefondo dijo...

Gracias Jolene por lo de "sonoros", un honor.
Cosmosurero, ¿cuál es el nombre de ese vaquero?
Abrazos.

Pablo Ramón dijo...

Gas: Interesante invitación la de tu baldío; con muchas impresiones sensoriales, ironías varias en antítesis desesperanzadoras (creo, no releí) y tantos planteos que reconozco como cercanos.
Felicitaciones.
Un abrazo,
Pablo, desde la vecina Santa Fe, otro maldito núcleo sojero.